Dahlia Noir de Givenchy | Decorar Una Casa

Dahlia Noir de Givenchy

Givenchy ha presentado “Dahlia Noir”, la primera fragancia de la casa creada bajo la batuta de Riccardo Tisci, su director artístico desde 2005. Inspirado en una flor imaginaria sin perfume, esa “dalia negra” que ha sido origen de diversos relatos y películas, la nueva creación de Givenchy, compuesta por François Demachy, se mueve entre opuestos: empolvada y floral, amaderada y delicada.

“Givenchy ha presentado "Dahlia Noir", la primera fragancia de la casa creada bajo la batuta de Riccardo Tisci.”  Dahlia Noir de Givenchy 135904810101 extras albumes 0

La imagen del perfume es la top Mariacarla Boscono, quien representa a una mujer enigmática, moderna y elegante

Dahlia Noir es el primer perfume que Riccardo Tisci, director creativo de Givenchy, lanza al frente de la firma francesa. Se compone de notas de mandarina, pimienta rosa, patchouli, iris y mimosa, entre otras; además, al entrar en contacto con la piel, desprende esencias amaderadas, de vainilla y sándalo. Ideal para las mujeres que quieren dejar una huella en el ambiente, pero sin saturalo.

“Givenchy ha presentado "Dahlia Noir", la primera fragancia de la casa creada bajo la batuta de Riccardo Tisci.”  Dahlia Noir de Givenchy 135904810102 extras albumes 0

La gama está compuesta por eau de toilette, body milk, gel de baño y desodorante

La modelo italiana Mariacarla Boscono, musa de las primeras colecciones de Tisci e imagen de las campañas de moda de la firma, ha sido la elegida para encarnar la quintaesencia de este perfume de alta costura. Retratada por Mert & Marcus con un vestido de muselina negra (diseñado por el propio Tisci), Mariacarla se muestra en la campaña como si se tratara de una aparición algo mística y etérea. Tan misteriosa como la misma dalia negra…

“Givenchy ha presentado "Dahlia Noir", la primera fragancia de la casa creada bajo la batuta de Riccardo Tisci.”  Dahlia Noir de Givenchy 135904810103 extras albumes 0

Imagen de la campaña protagonizada por la italiana Mariacarla Boscono