Francisco Javier Sáenz de Oiza

Francisco Javier Sáenz de Oiza, nació en Cáseda (Navarra), en 1918. Se licenció en Arquitectura en 1946 por la Escuela de Arquitectura de Madrid y se doctoró en 1965.

“Arquitecto. Se le considera una de las figuras más influyentes y admiradas en la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX.”  Francisco Javier Sáenz de Oiza saenz deoiza elmundo

Francisco Javier Sáenz de Oiza

Amplió posteriormente sus estudios en EEUU con una beca de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. A su regreso, en 1949 comenzó a trabajar en la Escuela de Arquitectura de Madrid, a la que estuvo ligado hasta su jubilación en 1985, primero como profesor de proyectos arquitectónicos, después como catedrático y director de la misma. Desde 1983 centró su actividad en el trabajo de estudio.

“Arquitecto. Se le considera una de las figuras más influyentes y admiradas en la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX.”  Francisco Javier Sáenz de Oiza LOL

Oiza y sus obras más destacadas

Entre sus obras destacan edificios tan emblemáticos como el de las Torres Blancas (1969) o el del Banco de Bilbao (1972-78) en el Paseo de la Castellana, ambos en Madrid. Falleció en Madrid, en 2000.

Edificio Torres Blancas

Mediante este proyecto, la arquitectura española de aquel entonces intentaba mostrar el esfuerzo de superación y de sofisticación cultural de una arquitectura que abandonaba el racionalismo para adentrarse en unas formas más adecuadas a las necesidades estéticas de la sociedad urbana.

“Arquitecto. Se le considera una de las figuras más influyentes y admiradas en la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX.”  Francisco Javier Sáenz de Oiza Torres Blancas 5

Vista parcial del edificio Torres Blancas

Se trata de un edificio de viviendas de 71 metros de altura y 21 plantas, de hormigón armado, con una estructura concebida a base de cilindros en los que se abren balcones con celosías de madera, y rematado en su parte superior por unos jardines de altura. En la realización de estas viviendas de supuesto lujo participaron como ayudantes Juan Daniel Fullaondo y Rafael Moneo. En 1974 este edificio mereció el “Premio de la Excelencia Europea”.

Torre del Banco de Bilbao

La torre, de planta rectangular y 107 m de altura, se basaba en ideas de carácter orgánico: una estructura central donde se integraban las partes del edificio divididas en unas plataformas-bloque (los pisos) de diversas alturas.

“Arquitecto. Se le considera una de las figuras más influyentes y admiradas en la arquitectura española de la segunda mitad del siglo XX.”  Francisco Javier Sáenz de Oiza edificio saenz oiza azca t2800033

Vista parcial de la Torre del Banco de Bilbao

Sin embargo, el lenguaje exterior de la torre se manifiesta purista y simple, no a imagen del racionalismo, sino simplemente como analogía de la naturalidad con la que la piel recubre un organismo. Viseras metálicas y esquinas romas de tonalidades ocres a consecuencia de la oxidación paulatina del acero, conforman su fachada.